Ciudad portuaria situada a orillas del Mar Mediterráneo sobre una planicie sorteada por una serie de colinas y elevaciones. Destacando el monte Benacantil, que con 169 metros de altura alberga el Castillo de Santa Bárbara dándole la imagen de postal tan característica.

Destacan sus playas como la de San Juan, La Almadraba, La Albufereta El Postiguet, Agua Amarga, El Saladar y las de la Isla de Tabarca situada a 22 kilómetros de la ciudad.
Alicante tiene su origen en los íberos que allá por el III a.C comenzaron a comercializar con los griegos. En el 201 a.C. los romanos toman la ciudad de Tossal de Manises en el Barranco de Orgegia dando paso a lo que sería la el primer asentamiento de Alicante.

Desde el 718 al 1248 estuvo bajo dominio islámico, su nombre Medina Laqant o Al-Laqant de ahí su nombre Alacant (Alicante). El Tratado de Alcaraz la convirtió en un protectorado castellano firmado por el infante Don Alfonso (futuro Alfonso X el Sabio) y la Taifa Murcia a la cuál pertenecía Alicante.

Del 1296 al 1707 perteneció a la Corona de Aragón. El Reino de Murcia pasó a ser el Reino de Valencia. Siendo hasta el siglo XX objetivo militar y estratégico, incluso en la Guerra Civil, con su famoso bombardeo de las 8 horas y el del 25 de Mayo de 1938 por aviones italianos. Fue una de las últimas ciudades en caer en manos franquistas.

La década de los sesenta trajo el boom del turismo y el sector servicios reactivó la economía de la ciudad y la Costa Blanca como destino vacacional.