Las Palmas de Gran Canaria

35º Seminario de Ingeniería Hospitalaria

Islas Canarias. Gran Canaria.

Envueltas en la leyenda y conocidas como las Islas Afortunadas desde la Antigüedad, las Islas Canarias estuvieron habitadas por el singular pueblo de los Guanches, aborígenes que fueron frecuentados por los europeos desde el siglo XIV y tras la conquista castellana fueron el punto de partida de muchísimas travesías a América.
Desde el punto de vista faunístico destacan sus fondos marinos, la abundancia de aves y los lagartos gigantes.
Por su clima, sus contrastados paisajes, su naturaleza salvaje, la belleza de sus playas, historia y tradición… las convierten en referentes mundiales del turismo.
Gran Canaria alzada por un cono simétrico en El Centro de la isla está recorrida por sinuosas y escarpadas carreteras y rodeada de extensas playas como Maspalomas y la Playa del Inglés en el sur.

Las Palmas de Gran Canaria.

El 24 de junio de 1478 un ejército comandado por el capitán Juan Rejón enviado por la Corona de Castilla, instala un campamento militar junto a la desembocadura del barranco del Guiniguada. Ese fue el germen de la que, poco más tarde, se convirtió en la primera ciudad fundada por la Corona de Castilla en el Atlántico. Este hecho sucedía unos años antes del viaje de Cristóbal Colón al continente americano. Las Palmas de Gran Canaria sirvió como ejemplo para levantar centenares de ciudades en América, desde la Patagonia a Estados Unidos.

Finalizada la conquista de la Isla de Gran Canaria, seis años después, se dio inicio a la colonización con el reparto de tierras y la introducción de la caña y la fabricación de azúcar, destinada a los mercados europeos. Este hecho provocó que el Real de Las Palmas pasara de campamento militar a floreciente villa y la ciudad diera un paso en su crecimiento hacia el comercial barrio de Triana donde se construyó -en el actual Parque de San Telmo- el primer puerto.

Durante siglos, la capital grancanaria se limitó a estas dos zonas: Vegueta y Triana y a su alrededor se levantaron las murallas que sirvieron para su defensa ante la multitud de ataques piráticos que padeció en los siglos XVI y XVII. Entre ellos, en octubre de la embestida de 27 navíos capitaneados por los británicos John Hawkins y Francis Drake; y, en junio de 1599, los holandeses, al mando de Van der Does, protagonizaron el saqueo y el incendio de las edificaciones más representativas.

La industria de la cochinilla y la construcción del nuevo puerto en el XIX, sacan a la ciudad del largo letargo de los siglos anteriores, sólo amortiguado por las innovaciones de la Ilustración. La ciudad comienza a extenderse hacia la bahía de La Isleta, hacia el actual Puerto de La Luz, cuya construcción en 1883 propició la modernización de la ciudad.

El siglo XX, a partir de la segunda mitad, convirtió a la ciudad en la cuna de la industria turística de las Islas Canarias. Hoteles y apartamentos reforzaron la infraestructura urbana heredada del siglo anterior con balnearios y apartamentos de ocupación estacional. El turismo extranjero empezó a llegar y la sociedad dio otro vuelco. La actividad del Puerto de la Luz, convertido en una base portuaria prioritaria a nivel internacional, provocó nuevas transformaciones hasta convertir a la ciudad en el centro económico y comercial del archipiélago. Una ciudad que no ha parado de crecer en población, modernización y en influencia social.

De Las Palmas de Gran Canaria, su capital, se dice que siempre es primavera. Una ciudad abierta al Atlántico, sonde destacan su activo puerto comercial, su casco histórico y sus playas…
Construida alrededor de un istmo, su trazado lo conforma la zona comercial en el lado este, acabando en la Isleta, barrio marinero y militar, acabando al otro lado en la populosa playa de Las Canteras con casi 4 kilómetros de arena dorada. El Centro urbano se extiende a los largo de la costa desde el istmo. El recorrido por la ciudad debe comenzar en el popular parque de Santa Catalina, en las proximidades del puerto, una plaza umbrosa con cafés y quioscos. En El Barrio residencial de Ciudad Jardín se encuentran el parque Doramas y el casino-hotel de Santa Catalina.
El pueblo canario es un enclave turístico donde el visitante puede presenciar espectáculos folclóricos y curiosear en las tiendas de artesanía y galerías de arte. Todo este conjunto puede verse desde lo alto subiendo colina arriba hasta El Barrio de Altavista y el paseo de cornisa.
En el extremo opuesto se halla El Barrio de Vegueta casco histórico cuya fundación se remonta a la conquista. Su corazón es la catedral de Santa Ana, iniciada en 1500, con el anejo museo diocesano de Arte Sacro; la plaza que se abre adelante del templo esta custodiada por seis perros de bronce. La cercana Casa de Colón, del siglo XV fue la residencia del gobernador, y en ella se alojó Colón; el museo dedicado a sus viajes expone mapas, maquetas y fragmentos de sus diarios.
El museo Canario guarda momias, cráneos, cerámica y abalorios Guanches. El interés por las vanguardias anima las exposiciones que organiza El Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM), instalado en una casona rehabilitada por el arquitecto Sáenz de Oiza.